sábado, 28 de enero de 2012

Ulceras y gastritis crónica en Sudamérica


A medida que se va extendiendo en Sudamérica el estilo de comer y de vida moderno, anglosajón o norteamericano, van creciendo todo tipo de síntomas de enfermedad. Las úlceras y gastritis son uno de tantos síntomas de hábitos equivocados en el modo de comer y pensar.
Lo que se pretende es ir acabando con la ignorancia. Experimentar algo doloroso es una oportunidad de desear aprender y desarrollar la habilidad de no experimentar ninguna enfermedad o controlar con conocimiento lo que está generando problemas. En este caso, empezar a enfrentarse a resolver unos problemas digestivos que no solucionan los médicos y farmacias puede hacer encontrar la punta del hilo e ir tirando hasta descubrir todo el proceso y factores que sostienen todo tipo de sufrimientos y dolores, tanto físicos, como mentales, sociales, familiares y medioambientales.

Según la medicina oriental, el estomago se relaciona con la inteligencia conceptual, con el modo de interpretar una experiencia. No es lo mismo la experiencia que la interpretación o análisis que se hace de la experiencia. Lo que integramos a nuestra memoria instintiva depende del análisis o interpretación más que de la experiencia en si.
Es fundamental tener en buena forma la capacidad de análisis, así como la capacidad digestiva estomacal. Después del estómago, la comida pasa a un largo viaje por la oscuridad intestinal que va relacionada con nuestra sombra, con la visión inconsciente de la vida, los miedos, apegos, odios, gustos, opiniones… Nuestra programación.

Cuando hay problemas de estómago es fundamental la masticación y insalivación concienzuda… Tragar todo ensalivado, tanto los sólidos, como los líquidos. Para ello hace falta poner conciencia o atención, por ejemplo contando la masticación 150-200 veces, comiendo con cuchara pequeña. Masticar así es al cuerpo como reflexionar y analizar a fondo para la mente.

El tratamiento nutricional es casi igual que el del artículo anterior, de la artritis, con la insistencia en la masticación e insalivación.
Hay que diferenciar si las ulceras o gastritis son en el duodeno o parte baja del estomago o en la parte alta. En unos casos influyen más las comidas muy concentradas y aceitosas, como huevos fritos, pizzas, fritangas… y el segundo caso, la influencia es mayor de azúcar, refrescos azucarados y gaseosos (coca cola, naranjadas..) … la típica comida basura tipo hamburguesa + coca cola. Evitar todo eso estrictamente, así como galletas o harinas fritas o muy horneadas.
Dentro de la comida natural en general, evitando lo que se comenta en el anterior articulo (frutas tropicales o muy ácida, carnes grasientas, solanáceas..) es recomendable comer más a menudo verduras redondas, cocidas, en sopas, en purés… Como calabaza, cebolla, repollo…
En estos casos también son muy útiles las sopas de algas con miso o tamari natural. En Brasil hay muchos japoneses y es relativamente fácil encontrar estas cosas y en Argentina hay muchos macrobióticos y también es fácil, al menos en la capital.
Si resulta muy difícil de encontrar en otros países, animo a montar centros macrobióticos y aprender a producirlos e importarlos, así como libros e ir difundiendo lo que se aprende. Se aprende mucho más rápido enseñando y estas cosas son de una utilidad fundamental, mucho más que saber idiomas, matemáticas u otras habilidades. No digo que sea más importante, si no más fundamental, más básico, pues aprendiendo a controlar la propia salud hay tiempo y energía para aprender todo lo demás.
Aprender a controlar la salud depende de saber controlar lo que se come, se bebe, se escucha, se cree, se dice, se piensa... A efectos prácticos, se empieza por aprender a controla la comida y bebida cotidiana con la macrobiótica y ello ayuda a aprender a controlar comidas más sutiles después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario